Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

 

Por Raúl Bermúdez

 

Víctor Pizarro nos dejó físicamente a principios de este mes, luego de una vida dedicada a su barrio: Villa General Eugenio Necochea, situado en el límite de José León Suárez con Boulogne Sur Mer, es decir la frontera entre los partidos de General San Martín y San Isidro.

Nos conocimos en la década de los años 80´, del siglo pasado, en el trabajo conjunto de asistencia a las familias del barrio durante las inundaciones por el desborde del Río de la Reconquista. “Kuki” era el referente de la Brigada de Defensa Civil que lleva el nombre del barrio y yo coordinaba el centro comunitario y capilla Nuestra Señora de Luján, al interior de la “Villa Hidalgo”.

Allí constituimos un consejo barrial de emergencia al que Kuki le gustaba llamar “el Ayuntamiento”, del que participaron todas las organizaciones del barrio de aquel entonces, de todo tipo: vecinales, religiosas, sociales, políticas, y de todos los colores. Generalmente identificamos ayuntamiento con municipio, pero si nos remontamos al origen del significado del término, proviene del verbo transitivo -hoy en desuso- ayuntar, es decir, juntar.

Junto a su inseparable amigo y vecino, Carlos López, impulsaron la creación de la “Comisión pro Centro Asistencial, Guardería Infantil y Taller Escuela Eugenio Necochea”.

Con esta sigla se resumía -en el lenguaje de la época- tres preocupaciones: el cuidado de las niñeces, la salud popular y la enseñanza de oficios para la juventud.

Así empezó una obra que hoy se proyecta con múltiples ramificaciones. Junto a un grupo de personas comprometidas, ocuparon los terrenos baldíos ubicados en la esquina de Emilio Mitre y Rafael Obligado, propiedad del Municipio de General San Martín, y con obstinación, perseverancia y poniendo el cuerpo, comenzaron a construir lo que luego sería, entre otras instituciones, el Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) Nº 17.

Allí se asentó una sede del Programa Jóvenes Protagonistas, de la Subsecretaría de Participación Comunitaria, del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. Hoy funciona un Centro de Encuentro Juvenil municipal (CEC).

También se organizó la Defensa Civil, con sus brigadas juvenil e infantil, que cruzó las fronteras del barrio. Estas brigadas hicieron viajes de trabajo solidario a las provincias de Salta, Formosa, Corrientes, Misiones, Santiago del Estero, Entre Ríos, la República de Bolivia.

Carlos López recuerda aquellos viajes -algunos en su camión de repartidor de bebidas- para pintar escuelas, llevar ropa, útiles escolares, mobiliario y todo lo que fuera útil y se consiguiera para zonas rurales pobres y barrios populares. Verdaderos “Licenciados en mangazo”, según la definición de Kuki.

Ante la hiperinflación de fines de los 80´y principios de los 90’ surge otra iniciativa, el Comedor Infantil “Patoruzito”. “Al principio las señoras del barrio que colaboraban salían a juntar leña para cocinar y a mangar por los negocios mercadería”, según cuenta Kuki en una entrevista periodística. A todo esto realizado por vecinos y vecinas, en estos terrenos abandonados por las gestiones municipales de entonces, hay que sumarle con el correr del tiempo: la “placita”, las colonias infantiles de verano, la “Unidad de cólera” con 18 camas, cuando amenazó la epidemia, y los operativos de castración de animales con profesionales de la Dirección Municipal de Zoonosis. Esto último se inspiró en el trabajo de un común amigo y gran compañero del Barrio Independencia de José León Suárez, Adán Guevara, y que también replicamos en la Sociedad de Fomento Reconquista, de Villa Hidalgo, a finales del siglo XX.

Recuerdo una discusión interesante que teníamos con Kuki respecto del nombre del barrio ¿Villa Hidalgo o Eugenio Necochea? “Eugenio Necochea fue un patriota que luchó a las órdenes del General San Martín en la guerra de la independencia, en cambio Fernando Hidalgo era dueño de muchos terrenos por aquí y donó un par para la sociedad de fomento? ¿Quién tiene más mérito? Además es el nombre catastral oficial y figura como localidad” sostenía un Kuki apasionado por la historia. Yo le retrucaba -más que nada para hacerlo enojar- que el hermano de Mariano, que tiene una hermosa ciudad balnearia que lleva su nombre, era liberal, conservador y unitario, muy lejos de la línea federal, nacional y popular que ambos siempre compartimos.

Volviendo a la sede de Eugenio Necochea, en ella se realizaron: operativos de documentación, las asambleas que organizamos desde la entonces Sociedad de Fomento Reconquista, para regularizar con la recientemente privatizada EDENOR S.A., toda la red eléctrica de media y baja tensión del barrio, asambleas para el asfalto de calles, reuniones del “Consejo Comunitario de José León Suárez”, integrado por todas las instituciones suarences reconocidas por el municipio como entidades de bien público, que funcionó desde 1989 hasta 1998 aproximadamente, reuniones del Comité Vecinal de Emergencia, que se reunía para organizar la asistencia y coordinar acciones con Defensa Civil y otros organismos municipales como las secretarías de Salud y Desarrollo Social, cuando desbordaba el río. Seguramente, vecinos y vecinas que han participado de estas acciones recuerden muchas cosas más para sumar a la memoria colectiva.

Víctor Pizarro fue obrero de la empresa FATE, afiliado al Sindicato del Neumático, y empleado municipal de General San Martín. Peronista empedernido y dueño de un humor ácido en sus discusiones. En los viajes de las brigadas de Defensa Civil conoció los Esteros del Iberá, en la provincia de Corrientes y se enamoró del lugar. Compró allí terrenos, prácticamente fundó un barrio, se convirtió en proteccionista y ambientalista.

En FM Reconquista se recuerda el programa de radio del CAPS Nº 17 “La Voz de Necochea”, desde la perspectiva de un proyecto de salud popular, otra definición de Kuki.

 

Su familia, vecinos y vecinas y militantes lo despidieron en la puerta de su casa, con frente a la calle Mitre, a metros de la obra a la que tanto contribuyó y le puso vida.

 

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Decíamos en SuàrezCiudad, en esta misma fecha, hace seis años: “El 20 de marzo de 1988, a las 18 horas, en el barrio de Villa Hidalgo, desde una pequeña casilla de madera, se iniciaban las transmisiones de una de las primeras radios comunitarias de la Argentina, la FM Reconquista -89.5 Mhz.-... La Misión fue "Recuperar la Palabra para el Pueblo", así como en el siglo diecinueve los gauchos de la zona marcharon a "reconquistar" la ciudad de Buenos Aires ocupada por el ejército imperial inglés.

A los pocos días, la intensa lluvia y una fuerte sudestada, provocaron el desborde de las aguas del Río (Reconquista).. Hacia la Semana Santa de ese año las aguas bajaron y la gente empezó a volver a sus casas.” Muchas familias habían acampado en los terrenos de la planta transmisora, ubicada en la esquina de Villalba y Manuel Estrada.

Nuevas lluvias nos golpean hoy, no sólo climáticas. Corren tiempos adversos para cualquier proyecto comunitario y solidario. Se intentan instalar, desde los medios de comunicación dominantes y las redes “antisociales”, la moral del sálvese quien pueda, el individualismo egoísta y cargado de odio. En sintonía con un Estado nacional que se desentiende de las personas jubiladas, pensionadas, enfermas, discapacitadas, entre otros abandonos, como la parálisis de la obra pública, que trae progreso y desarrollo en barrios, pueblos y ciudades, además de potenciar la producción y el trabajo en el agro, la industria y el comercio. Cero inversión, cero futuro.

En el ámbito de las telecomunicaciones también hay una retirada estratégica del Estado, para favorecer los negocios de las grandes corporaciones, por encima del bien común. La intervención del Ente Nacional de las Comunicaciones (ENACOM), apunta a que en el cielo de las ondas electromagnéticas, por donde circula la información, reine la ley de la selva, controlada por los màs fuertes. La disolución del Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (FOMECA), priva de incentivos a las experiencias de comunicación comunitarias, cooperativas, asociativas, educativas y de los pueblos originarios.

La desfinanciaciòn de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima (ARSAT S.A.), creada por ley en el año 2006, con la misión de generar condiciones de igualdad en el acceso a las telecomunicaciones, busca privatizar y extranjerizar el sistema. Tres grupos transnacionales se quedan con las licencias para operar en las zonas rurales de alta producción agropecuaria. Pero con sus propios satélites, no los fabricados por la empresa de investigaciones aplicadas (INVAP), en la provincia de Río Negro. De modo que la detallada información que obtengan estos satélites sobre nuestros recursos naturales, se controle y almacene desde corporaciones extranjeras, ajenas a los intereses nacionales.

Ellas son: Starlink , del magnate Elon Musk, mencionada expresamente por el presidente Milei -por cadena nacional- al presentar su mega decreto de necesidad y urgencia, DNU Nº 70/2023. También Amazon Kuiper, de otro jugador pesado en la carrera por el control internacional de las telecomunicaciones, Jeff Bezos, y One web que opera desde Londres, con fuerte inversión del gobierno británico. Nuevamente la situación colonial de tener satélites ¡ingleses! controlando el espacio aéreo argentino. Por lo visto la intervención del ENACOM no se enteró que el Reino Unido de Gran Bretaña, ocupa por la fuerza nuestro territorio insular y expropia nuestros recursos marítimos.

En este contexto nacional e internacional, el desafío para radios comunitarias como FM Reconquista de José león Suàrez, General San Martìn, es inmenso. Alguna vez escribimos en este portal que la comunicación comunitaria frente a los grupos transnacionales, se asemeja al pequeño pastor (luego rey David) frente al inmenso guerrero Goliat, según el relato bíblico. Pues bien, son tiempos que nos interpelan y reclaman mucha solidaridad y militancia patriótica, en todos los espacios y frentes posibles. El individualismo es anarquía que nos conduce a la disolución nacional. Sin comunidad organizada no hay democracia real.

Por eso, experiencias como las de FM Reconquista y tantas otras en los planos de la educación, la economía y el arte populares, así como de solidaridad barrial, son un faro, una guìa y ejemplo que señalan el camino a seguir. Feliz cumpleaños para esta querida radio, que desde la humilde Villa Hidalgo, durante estos 36 años, enriqueció y se enriqueció, en el encuentro con tantas experiencias organizativas argentinas y latinoamericanas. Como reza su lema fundacional, estamos “Para volver a creer y hacer màs fuerte la Esperanza”.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Por Eduardo Verón (*)

El portal SuárezCiudad inicia su habitual receso de verano y cierra, nuevamente, un año de información, divulgación, compartir experiencias y noticias de nuestra ciudad. Hemos conformado una comunidad entre los/as lectores/as, los/as escritores/as, los/as divulgadores/as, los/as replicadores/as y contamos con un espacio privilegiado, un lugar en el que semanalmente podemos enterarnos y difundir episodios que ocurren en tierras suarenses.

Este espacio para compartir no es menor y no es común que los barrios de una ciudad cuenten con un lugar donde se informan y donde pueden informar sobre sus eventos-noticias-historias. SuárezCiudad divulga lo que pasa en nuestros barrios de manera transversal, noticias políticas, religiosas, sociales, deportivas, ambientales, entre otras.

Nuestro portal, a la vez que informa, es una especie de bitácora de nuestra ciudad en la que diversos vecinos/as escribimos en ella. Una bitácora es simplemente un cuaderno en el que los viajeros anotan todo aquello que desean recordar, ya sea por utilidad como puede ser números de teléfonos, mails, folletos, nombres o bien sucesos, eventos que los viajeros no quieren olvidar como anécdotas, información importante, datos de los lugares.

El portal, en ese sentido, funciona como una bitácora, es un espacio en el que escribimos aquello que queremos compartir sobre nuestra realidad. Muy contrario a la popular frase “la historia la escriben quienes ganan” haciendo alusión a que solo se termina conociendo aquello que los poderosos dejan que se conozca. SuárezCiudad es un espacio plural y diverso para que vecinos/as compartamos nuestras noticias, miradas y experiencias. Semana tras semana escribimos una página en la que no sólo hablamos de Suárez como un escenario en el que suceden eventos, sino donde son protagonistas personajes suarenses tales como deportistas, políticxs, poetas, comunicadorxs, artistas, activistas, religiosxs y referentes sociales.

A lo largo del año, en SuárezCiudad, se han compartido eventos musicales y religiosos, desarrollos de obras públicas, divulgación sobre cuestiones ambientales, despedidas y homenajes a personas solidarias y emblemáticas de nuestros barrios, obras literarias, aniversarios y actividades de grupos comunitarios. Miles de vecinos y vecinas leyeron y compartieron estas noticias, seamos miles quienes escribamos la historia, porque en José León Suárez la historia la escribimos y la protagonizamos los/as vecinos/as suarenses.

(*) Eduardo Francisco Verón: Vecino suarense, licenciado en Ciencia Política y doctorando en Ciencias Ambientales de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Actualmente es becario doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), con lugar de trabajo en el Laboratorio de Investigación en Ciencias Humanas y es miembro del Área de Ambiente y Política (EPyG-UNSAM).

(**) Nota de la Redacción: Sabemos que el 2024 será un año más que difícil, en particular para trabajadores y trabajadoras, por eso brindamos por redoblar los esfuerzos compartidos para construir comunidad organizada. Hoy más que nunca sostenemos ¡NADIE SE SALVA EN SOLEDAD! FELIZ AÑO en una activa esperanza.

 

 

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Eduardo Verón (*)

Aunque es una palabra que comúnmente utilizamos, resulta conveniente repasar que cuando hablamos de hábitat nos referimos al conjunto de factores físicos y geográficos que inciden en el desarrollo de los individuos/poblaciones.

Los barrios que se conformaron a los bordes del Río de la Reconquista (foto) en el partido de General San Martín conforman un hábitat muy particular que merece atención. En cuanto a la cuestión geográfica, el Área Geográfica Reconquista (AGR) es una zona de alta riqueza en su flora, que se conforma por la humedad que brinda el río y los canales que se desprenden de él. Es de “baja cota”, esto significa que la superficie terrestre está muy cerca de las napas de agua subterráneas. Es una típica región de humedales, es decir suelos que tienen como función la absorción de las aguas y el equilibrio de los ecosistemas.

Hay factores físicos que intervienen en el área, y que también merecen atención, ya que buena parte de los barrios conformados en la zona fueron construidos mediante estrategias comunitarias de vecinos. Los relatos de llegada de vecinos/as del Barrio Cárcova, Costa Esperanza, Villa Hidalgo, Curita, Lanzone dan cuenta de un paisaje original de campo, llanuras, pastizales y humedad. Sobre esas tierras miles de personas construyeron sus viviendas.

En algunos barrios, como Cárcova, las familias fueron llegando aisladamente y se iban asentando en las zonas baldías. En otros casos, como Costa Esperanza, las familias se organizaron y la construcción de las casas fueron respetando la traza urbana del barrio contiguo. Pese a las similitudes y diferencias en la construcción de los barrios, la intervención urbana se realizó: se instalaron casas, se trazaron calles, se asfaltaron, se instalaron servicios básicos como luz, agua, cloacas.

Al realizar un breve recorrido por las manos que construyeron los barrios del AGR, vamos a observar el trabajo continuo de los mismos vecinos/as. A través de diversos programas sociales y luego de contratación de servicios han sido los responsables de la construcción de las veredas, de la instalación de tanques de agua, de la conexión de cloacas. Quienes han trabajado en la construcción de estos barrios se han tecnificado en su labor, y estudiaron distintas profesiones y oficios, como arquitectura, maestría mayor de obra, tecnicatura en electricidad, entre otras.

El hábitat en los barrios del Reconquista, en gran medida, lo fuimos moldeando sus habitantes, tanto en sus orígenes como en sus consiguientes procesos de urbanización. Nuestro territorio tiene algunos elementos particulares que requieren atención: lo bordea un río, nuestros barrios son cruzados por canales/zanjones, buena parte de los suelos fueron rellenados en las últimas décadas, y como dijimos, estamos sobre tierras de humedales.

Ante las características ambientales particulares que presenta nuestro territorio, resulta interesante conocer cómo se abordan las problemáticas que se dan en el hábitat dada la intervención que hemos llevado adelante. Asimismo, resulta imprescindible pensar de modo particular los procesos de urbanización en los que se impongan la articulación entre las necesidades humanas y las necesidades de la naturaleza. Las necesidades humanas de transitar las calles, de construir nuestras viviendas y la necesidad de la naturaleza de absorber el agua, que crezca vegetación, que el agua de los arroyos transite.

Los suarenses tenemos una misión ambiental.    

(*) Eduardo Verón es vecino suarense, licenciado en Ciencia Política y doctorando en Ciencias Ambientales de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Actualmente es becario doctoral CONICET, con lugar de trabajo en el Laboratorio de Investigación en Ciencias Humanas y es miembro del Área de Ambiente y Política (EPyG-UNSAM).

 

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Por Raúl Bermúdez

Fabián Pizzorno, vecino de Villa Lanzone falleció el mes pasado, después de padecer una larga agonía internado en una sala de terapia intensiva. Su nombre es significativo para las redes de rescatistas de animales no humanos en situación de calle, que todos los días se preocupan por la fauna urbana abandonada a su suerte.

Fabián albergaba más de treinta perros rescatados de la calle en su casa y otros tantos en terrenos de la empresa para la que trabajaba. Los cuidaba y alimentaba. Velaba por su salud con la ayuda, a veces, de profesionales solidarios. Organizaba operativos gratuitos de castración canina y felina, en barrios populares. Un sistema eficaz para evitar la proliferación descontrolada de animales sin rumbo en la ciudad, y el contagio de zoonosis, que son las enfermedades que transmiten a las personas humanas.

Comenzó su tarea hace muchos años apoyado por un fraile franciscano que estaba a cargo de la capilla San Antonio de Padua, en el barrio de Villa Lanzone. Tuvo apoyo de la Municipalidad de General San Martín, a través de la Dirección de Zoonosis, hasta que empezó la pandemia de Covid-19, y se interrumpieron los operativos en los barrios.

Siempre le interesó difundir y concientizar sobre la necesidad de replantearse la interacción entre animales humanos y no humanos. Aspiraba a instalar un radio de frecuencia modulada (FM) en su casa. Para ello había adquirido algunos equipos, pero el proyecto presentaba muchos obstáculos técnicos, económicos y legales.

Comenzó entonces a producir y conducir el programa “Huellitas de Villa Lanzone”, en la radio Raíces del Espíritu, de la Orden Franciscana de los Frailes Menores Conventuales (O.F.M.Conv.), en la parroquia Inmaculada Concepción, de José León Suárez. En los últimos tiempos también tuvo su programa en Radio Hop, emisora on line sanmartinense.

También participaba como columnista y co-productor en el programa “Detalles”, que conduce su amiga Susy Medina, en Canal 4 Teleaire, de General San Martín. Hizo cursos para mejorar su performance radiofónica, con la responsabilidad de quienes reconocen limitaciones y desean superarse y hacer las cosas lo mejor posible.

Así fue que nos conocimos cuando dicté un curso de introducción al lenguaje radiofónico en la parroquia suarence, como capacitador del Centro de Comunicación Nuestra Señora de Luján. Vienen a mi recuerdo las clases particulares de uso de la voz y el micrófono, que tuve el lujo de impartirle, rodeados ambos de insólitos asistentes que, en silencio y recostados en el piso, la mesa del comedor, los sillones y muebles de su casa, nos miraban impávidos hacer ejercicios con la voz, la lectura y la respiración. Canes, machos y hembras, rescatados de las calles, que no se perdieron ninguno de nuestros encuentros.

Su tarea solidaria siempre fue voluntaria y autofinanciada con su trabajo. La incomprensión y el desinterés lo afectaron seriamente, hasta llegar a lo que podríamos llamar un “cansancio moral”, una desazón que redujo fuertemente sus defensas inmunológicas. Murió siendo joven y buena persona. No llegó a construir la estatua de Joaquín (foto) -para la que pedía donaciones de llaves viejas- un perrito que lo acompañaba a todas partes, incluídas las Misas, los cursos y los programas de radio y televisión.

No dejó ninguna institución establecida formalmente pero seguramente habrá quienes continúen su tarea, y hagan honor a su memoria, recordándolo en cada animal que se rescata del maltrato y el abandono.

Acerca de Suárez Ciudad

Misión: Ser un espacio periodistico que exprese la rica y variada vida comunitaria de José León Suárez, nuestra ciudad, superando la habitual mirada sesgada de los medios de comunicación dominantes, que solo consideran a nuestros barrios en la sección "Policiales", desde una perspectiva sensacionalista. Creemos que nuestra comunidad es mucho mas que eso.

www.suarezciudad.com.ar

Buscar