Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Nuestra memoria personal suele ser selectiva, es una condición humana. Es decir que nuestro cerebro selecciona lo que queremos recordar y opaca aquello que nos perturba. Lo mismo ocurre, a veces, con la memoria histórica de los pueblos. Por eso es tan importante la celebración de un DÍA NACIONAL DE LA MEMORIA POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA, cada 24 de marzo, en Argentina.

Algo parecido ocurre con nuestra aproximación a la verdad. Siempre está mediada por las interpretaciones que hacemos de la realidad. Los hechos son los hechos. Pero su relato depende de la perspectiva desde donde se los mira. Nuestro conocimiento del mundo del que formamos parte, está inevitablemente condicionado por nuestra historia personal,  familiar, social, educativa, religiosa, ideológica, etc., etc.

Y la justicia es una construcción social. Lo que era justo para el Código de Amurabi o su símil judaico, la Ley de Moisés, no lo es para la jurisprudencia moderna. Si para las sociedades antiguas significó un avance civilizatorio el “ojo por ojo”, para los humanismos de variadas corrientes, “con el ojo por ojo quedaremos todos ciegos” como bien decía el Mahatma Gandhi.

Por eso para recordar el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, lo haremos desde un paradigma histórico-político, con categorías de análisis propias de una perspectiva nacional y popular. Porque siempre se analiza “desde” una posición, y es de honestidad intelectual, explicitarla desde el comienzo. Dicho esto señalaremos que:

Primero: Lo sucedido en Argentina fue parte de un plan continental, diseñado por el Departamento de Estado  de los Estados Unidos de Norteamérica (su “Cancillería”), que promovió la instalación de las dictaduras latinoamericanas y caribeñas.

Segundo: El brazo armado de esas dictaduras fueron sectores de las propias instituciones armadas nacionales, que actuaron como “fuerzas de ocupación” de sus propios países.

Tercero: Para ello se eligieron cuadros militares formados en la “Escuela de las Américas”, verdadero think tank (tanque de pensamiento) geopolítico, basado en la llamada “Doctrina de la Seguridad Nacional”, que definía como “enemigo interno” a toda persona u organización que se opusiera a los planes coloniales.

Cuarto: Pero el golpe no fue sólo militar. Fue cívico-militar o más precisamente oligárquico-militar, si definimos como oligarquías a los poderes económicos, aliados a los imperios de turno y que ponen sus intereses por encima del bien común de la Nación.

Quinto: El objetivo del golpe fue instaurar –a la fuerza- una política económica neo-liberal, en su versión setentista, inspirada en la escuela económica monetarista de los llamados chicago boys del pinochetismo chileno, que nos precedió tres años como dictadura. Todo ello en un mundo occidental que retrocedía a una división internacional del trabajo propia del siglo XIX, en la que las colonias aportamos materias primas y los países centrales controlan la ciencia y la tecnología. Sus figuras políticas más representativas fueron Ronald Reagan y Margaret Thatcher.

Sexto: Por eso el poder económico se concentró en los sectores agroexportadores, que no obtienen sus ganancias del mercado interno. Y su exponente mayor fue el ministro de economía de los cinco primeros años de dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz. Su misión fue destruir la industria nacional, regresar el país a una economía primaria agraria y crear lo que se conoció como la “Patria financiera”, que convirtió al dinero, en un bien especulativo en sí mismo, quitándole su función de instrumento de cambio de la economía real.

Los “Capitanes de la industria” como se conocía a unas nueve familias argentinas vinculadas a emporios multinacionales, se refugiaron en lo que se dio en llamar la “Patria contratista”, manejando desde antes de las privatizaciones de los 90´los negocios del Estado, en función de sus intereses particulares. Entre tanto la pequeñas y medianas empresas (PYMES) se fundían con su secuela de desocupación y pobreza, incluidas miles de personas con capacitación profesional de calidad, que pasaron a manejar taxis o atender un quiosco.

Séptimo: En la sociedad argentina de entonces, todo esto hubiera sido imposible en democracia. Por eso fue necesario exterminar toda resistencia a sangre y fuego: secuestrando, desapareciendo personas, torturando, encarcelando, matando, en definitiva, exterminando los “cuadros políticos” de una generación altamente politizada y con “conciencia nacional” y “sentido popular”.

Por último, a quienes añoran la “seguridad” de los tiempos de dictadura, sólo les señalaremos que fue precisamente en aquellos años violentos, cuando se introdujo la droga barata (falopa en nuestro lunfardo) en los barrios populares, como una movida táctica dentro de una estrategia general de adormecimiento de la juventud. Esto sumado al cierre de fábricas y su consecuente desocupación, crearon el caldo de cultivo del escapismo y el sálvese quien pueda y cómo pueda, de la generación “ni – ni” (Ni estudian ni trabajan), que –entre otras causas- nos sumergió ya en democracia, en un estado de permanente inseguridad y violencias ciudadanas.

Toca al Estado democrático y a las organizaciones de la sociedad civil (OSC), que nacen al calor de las necesidades insatisfechas aún no resueltas, remediar el daño social acumulado y sembrar nuevas condiciones históricas, más justas, más liberadoras, más felices, para nuestra Patria y su Pueblo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

FM Reconquista cumplió 34 años “en el aire”. Fue el pasado 20 de marzo. Pero todo el mes es una fiesta porque si para algo sirve el ejemplo de esta radio comunitaria es para demostrar que se puede ser consecuente con los valores y principios fundacionales y –a la vez- mantenerse sustentable en el tiempo.

El equipo que conduce la radio no para de recibir llamados, mensajes, correos, visitas de artistas, comunicadores, políticos, dirigentes variopintos y gente común que escucha la radio, desde 1988. Fue en aquel año, cuando en el fondo de un barrio por entonces olvidado –Villa Hidalgo o mejor Eugenio Necochea- comenzó una gesta comunicativa que resultaría inspiradora de muchos emprendimientos colectivos, más allá de los límites de nuestra provincia.

El Centro de Comunicación Educativa “La Crujía”, que tenía su sede en el colegio de La Salle, en la localidad de Villa Bonich, proveyó de formación teórica y profesional a integrantes del primer equipo de FM Reconquista, “con la mirada puesta en una nueva comunicación”, como decía uno de los radioteatros elaborados en aquellos cursos de radio memorables.

Cuando las emisoras comunitarias eran pocas y una rara avis en el mundo de los medios de comunicación, el semanario "Huella" de los partidos de General San Martín y Tres de Febrero -con envidiable olfato periodístico- publicó una nota a doble página central sobre el nacimiento de FM Reconquista.

El grupo fundador tuvo que encarar batallas diversas: conseguir anunciantes entre el comercio minorista local, adquirir tecnología adecuada y novedosa para la época, formar en la comunicación comunitaria a hombres y mujeres de los barrios cercanos a la emisora. Resistir los embates de un Estado que conservaba un decreto de la última dictadura como ley de radiodifusión. Consecuentemente luchar por una ley democrática de comunicación surgida del debate social y parlamentario.

A su vez, participar de la fundación de un espacio nacional que reuniera experiencias de radios comunitarias de todo el país, contribuyendo a la creación de lo que hoy es el Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO). Porque en FM Reconquista siempre estuvo claro que la comunicación es un derecho humano y no una mercancía. Abrir caminos alternativos a un sistema de medios colonizado por pocas y grandes empresas, que ya preanunciaba su extranjerización. Esta llegó al finalizar los años 80´, con la Ley de Reforma del Estado, que permitió la formación de multimedios con capitales foráneos.

Hubo que visibilizar al arte local, empoderar a las mujeres, dar voz a quienes no la tenían. “Reconquistar” la palabra para el pueblo, como un siglo atrás, por el mismo territorio, un grupo de gauchos reconquistó la ciudad de Buenos Aires, venciendo al ejército imperial inglés.

FM Reconquista fue centro de evacuación durante las inundaciones de 1988, a pocos días de iniciar sus transmisiones. En alianza con organizaciones vecinales, impulsó y contribuyó a que se realizaran obras de infraestructura fundamentales en el barrio: agua potable, red eléctrica, asfalto, veredas, jardines de infantes, cloacas, conectividad, y lo sigue haciendo. “Somos una radio que no sólo dice, también hace” suelen decir sus integrantes.

Hoy la radio está gestionada por la Asociación de Mujeres La Colmena. Cuenta con “licencia” otorgada por el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM). Se puede escuchar por aire, internet y  por su aplicación para teléfonos celulares. Tiene su “Orquesta estable”. Es sede del Plan Fines2, de terminación de estudios secundarios para personas adultas. Impulsa la creación de huertas orgánicas. Sin mencionar otros programas educativos y sociales de “La Colmena”, porque no alcanzarían estas breves líneas, para contarlos y explicar sus alcances. Integra la “Mesa Reconquista” junto a una gran variedad de organizaciones de barrios populares.

Ha sido declarada “radio preventiva” por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires por su trabajo vinculado al consumo problemático y las adicciones. Y de “interés legislativo” por el Honorable Concejo Deliberante (HCD) de General San Martín. Su orquesta Estable Juvenil fue convocada para interpretar el Himno Nacional, en la apertura de sesiones de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y sus videos clips han obtenido premios internacionales y fueron expuestos en festivales de cine europeos.

FM Reconquista, al comenzar el nuevo milenio, fue invitada a presentar su experiencia en el Encuentro Mundial de Comunicadores, organizado en Ciudad del Vaticano y Castelgandolfo, en las afueras de Roma, Italia. Su exposición fue traducida en simultáneo a 111 idiomas. Ha inspirado la escritura de trabajos de investigación académica y periodística.

Sociedades de fomento y cooperadoras escolares nombraron a la radio como “socia honoraria”. Muchas de sus producciones han recibido premios diversos y la Cámara de Comercio, Industria y Profesionales de José León Suárez le otorgó una distinción a la trayectoria.

Por su aporte a la religiosidad y la pastoral popular, obispos de las diócesis de San Martín y de San isidro, se han acercado a bendecir su planta transmisora y estudios, en diferentes ocasiones. Así también lo hizo este domingo, durante la transmisión especial por el aniversario, el padre Nibaldo, párroco de San Cayetano de Villa Hidalgo. El intendente Municipal de General San Martín, Fernando Moreira y la Secretaria de Mujeres, Género e Infancias del municipio, Marcela Ferri, se acercaron a saludar por los micrófonos y compartir una “charla” radiofónica.

Hasta aquí hemos intentado realizar una breve y parcial reseña de más de tres décadas de una radio que viene haciendo historia. Sería interminable mencionar la lista de personalidades destacadas, nacionales e internacionales, que han visitado la radio: de la política, la cultura, la educación la comunicación y el arte, la vida religiosa, etc., etc. Vamos a concluir este homenaje a FM Reconquista recordando su primer lema, cuando corría el año 1988: “Para volver a creer y hacer más fuerte la esperanza”. Desde SuárezCiudad  saludamos y celebramos: Por muchos y fecundos años más de comunicación popular y comunitaria.

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Marzo 2022 marca el inicio de nuestro año periodístico y el reencuentro con quienes siguen nuestras notas. Son muchos los “comienzos” que estamos viviendo: el del año lectivo con el paulatino y esperado regreso a las aulas y las clases presenciales. El año legislativo en la Nación, las provincias y los municipios, con tantos problemas que esperan leyes y ordenanzas, que permitan encarar soluciones. El año productivo que, Dios y vacunación mediante, nos permita trabajar plenamente y conseguir trabajo a quienes les falta o escasea.

Todo en un contexto del agravamiento del enfrentamiento entre las grandes potencias mundiales, por un lado los Estados Unidos de Norteamérica (EE. UU.) y Europa Occidental a través de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y por otro la Federación Rusa y la República Popular China. La guerra no es sólo con las armas convencionales (Ucrania), también es tecnológica, económica, financiera y comercial. Evidentemente en un mundo interconectado repercutirá sobre nuestras vidas.

Debemos pensar globalmente, mirando el contexto y, a la vez, actuar localmente, en nuestra concreta realidad. Por eso, José León Suárez desde hoy volverá a ser el protagonista de nuestras notas periodísticas semanales, siempre referidas a su rica vida ciudadana. A sus problemas y a sus sueños y alegrías. Aquí estamos de vuelta con lo que hemos dado en llamar “Infoparticipación”. Y vamos a empezar con un artículo referido a la escasez de agua que se produjo en lo que va de este verano en el barrio suarence de Villa Hidalgo, respondiendo así a los mensajes recibidos de vecinos y vecinas afectadas.

Arrancamos entonces, con fuerzas renovadas para continuar trabajando en pos de transformar la realidad y avanzar, a pesar de todas las dificultades, hacia el “Buen Vivir” para todos y todas.

 

 

 

 

 

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Quienes hacemos SuárezCiudad queremos expresar nuestro deseo de una Navidad que nos reuna, nos hermane y nos permita construir, en la diversidad, proyectos comunes para el próximo 2022. El desafío es enorme y nuestra fragilidad es comparable a la de una persona recién nacida. Pero la Navidad nos recuerda que la Vida crece desde lo pequeño, abriéndose paso ante cada dificultad.

En nuestra anterior publicación hacíamos referencia al femicidio de Natalia Sabán. Ayer nos llegó una información que nos alienta en la búsqueda de justicia: fue detenido el prófugo y cómplice del asesinato de "Nati", Miguel Alejandro Pavón, dueño del arma utilizada y padrastro del autor del disparo, Matías Agustín Cano, quien continua prófugo. el barrio de Villa Hidalgo de José León Suárez, hace pocos días volvió a movilizarse exigiendo "justicia". y se acaba de dar un paso importante en ese sentido. Aun desde el dolor lo celebramos.

Como todos los últimos años, con las fiestas de cierre de año, entramos en receso de verano hasta el mes de marzo. Y hoy vamos a cerrar las publicaciones 2021, trancribiendo el artículo que escribimos para el "Anuario" del prestigioso Semanario Independiente "Huella" de General San Martín y Tres de Febrero. Nos despedimos entonces con un fuerte ¡ABRAZO SUARENCE!

AGUA, TIERRA, AIRE Y FUEGO EN LA VIDA DE LOS BARRIOS POBRES

 

Por Raúl Bermúdez, director del portal de noticias SuárezCiudad

 

Los antiguos griegos, concretamente los filósofos “físicos” o pre-socráticos nos hablan de los cuatro elementos fundamentales de la naturaleza y de la existencia. Veamos: El aire que respiramos ¿Cómo está por donde vivimos? Seguro que mal, contaminado como en todo el planeta, pero en los barrios de General San Martín cercanos al Río de la Reconquista, esa contaminación no sólo se respira ¡se huele! Persistentemente. Uno hace como que se acostumbra, pero no se acostumbra: el hedor de las heces flotando en zanjas y zanjones, el  humo negro de los cables quemados para vender el cobre, la basura acumulada en inmensos montículos en la vía pública, con sus moscas y sus ratas, y la baranda del inefable CEAMSE (*), creación de la última dictadura argentina que contaminó las napas subterráneas que supieron ser de agua potable, con –vaya ironía, si las hay- sus “rellenos sanitarios”.

Y esto nos lleva al problema del agua: “Las cloacas y el agua potable son mucho más eficaces para la salud humana que mil antibióticos” dicen que decía ese gran médico sanitarista que fue el doctor Ramón Carrillo. Y las aguas “siguen bajando (o subiendo) turbias” en los barrios a  los que todavía no llega la red domiciliaria administrada por la empresa -ahora estatal- AYSA (**). Si el agua es la vida, el agua contaminada es la enfermedad y la muerte. Y los líquidos “lixiviados” de la basura. Estos son fluidos que atraviesan metales sólidos transformándose en contaminantes, y son también el equivalente urbano a los agrotóxicos fumigados sin descanso sobre campos y poblados, por los pools de siembra transgénica.

Aire y agua se completan con la tierra asentada como “lecho ancho” del río, sobre el que decenas de miles de familias desplazadas del mercado inmobiliario han construido sus viviendas, rellenando con más tierra, escombros y también…basura.

La única tierra disponible para que migren multitudes de hombres y mujeres empobrecidos como resultado de un país al que se lo desindustrializó a la fuerza,  y vuelquen el fruto de su trabajo –registrado o precario- primero en chapas, cartón y madera y con los años y mucho esfuerzo, en ladrillos y cemento.

La tierra que en la mayoría de los casos, por varias generaciones nunca se termina de escriturar porque los intrincados laberintos legales, están pensados para situaciones ideales, abstractas, cuando no para consolidar las desigualdades y la injusticia.

Y llega el turno del fuego, ese que se torna imprescindible en invierno, cuando no hay red de gas, para los braceros que reúnen y calientan, para cocinar cuando se acaban la garrafas y no hay plata para reponer la carga, para reunir en las esquinas a las amistades juveniles, en improvisados clubes de charla y pasatiempo nocturno, sin techos ni paredes, sólo alguna ermita en la vereda, de la Virgen…o del Gauchito Gil, cerca de las llamas y las brasas.

Tal vez los filósofos atenienses pensaran de otra manera los cuatro elementos vitales, en su Ciudad-Estado, donde nació la demo-cracia y la ciudad-anía, menos para las mujeres y los esclavos, claro está.

Nuestro Estado moderno o posmoderno, tanto el municipal, el provincial como el nacional, en sus períodos de presencia y cercanía con los barrios profundos han invertido y lo siguen haciendo, en infraestructura vial, sanitaria, educativa, cultural y social. Se articula, a veces bien, a veces no tanto, con las organizaciones territoriales de todo tipo que la misma población decanta y organiza.

Nadie puede negarlo porque está a la vista, aunque no hay peor ciego que el que no quiere ver. Nos parece que es el deber del Estado y en nuestra percepción, el “Plan Estratégico de Obras” de General San Martín, incluye claramente la transformación del Área Geográfica Reconquista (AGR), donde reside aproximadamente un tercio de la población del distrito, en un territorio más habitable.

Pero creemos que el problema va más allá: No es viable un país con la propiedad de la tierra, sobre todo la más rica, concentrada en unas pocas empresas multinacionales. No es viable que las poblaciones rurales se vean expulsadas de sus tierras ancestrales para migrar hacia los márgenes de las megaciudades y conformar los “conurbanos”.

Tampoco  son viables ni humanas las megaciudades como tales,  ni las “islas” de riqueza rodeadas de miseria. No tenemos destino como Nación, si los saldos exportables se destinan a pagar préstamos-fantasma internacionales que los simples mortales nunca vimos, en vez de invertirlos en desarrollo, tecnología, investigación científica y educación generalizada.

Una Nación organizada es como una cadena que nos une en un destino común. Lo contrario es el salvajismo del “sálvese quien pueda”. Pero las cadenas se cortan por su parte más débil. Por eso el proceso de inversión pública debe concentrarse en generar trabajo y condiciones dignas de vida en los sectores sociales más débiles, para desde allí expandirse al conjunto de la sociedad.

El único “derrame” virtuoso es el que va de abajo para arriba, como debe calentar el fuego, según escribió nuestro enorme José Hernández. Ya transitando la tercera centuria de nuestra vida independiente, la historia dirá qué modelo de país supimos conseguir.

 

(*) Coordinadora Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado.

(**) Agua y Saneamientos Argentinos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Por Eduardo Verón

El 4 de octubre fue el día de San Francisco de Asís. Esto se debe a que en esa fecha en 1226 fallecía Francisco en Italia. Este santo es uno de los más conocidos a nivel mundial tanto por los milagros, por la vida sencilla que ha tenido y por la orden que fundó él mismo en el siglo XIII con principios muy novedosos para aquella época, como el voto de pobreza.

Francisco de Asís es el santo patrono de la ecología y esto se debe a que hace 800 años atrás comenzó a mostrar preocupación por la forma en que la humanidad estaba haciendo uso de la naturaleza y por la falta de admiración y de agradecimiento a Dios por lo creado.

Francisco de Asís fue uno de los primeros “ambientalistas” ya que él sentía a los seres vivos que los rodeaban: animales, insectos, plantas, sol, luna como hermanos y no como elementos a controlar, a consumir o a manejar a gusto del humano. Los pensaba como todos hermanos por ser formados por el mismo creador.

Los relatos que describen la vida de Francisco están estrechamente vinculados a la vida en la naturaleza, la admiración a cosas sencillas, y no por ella menos importantes, como es el andar de las aves, el color y la diversidad de las plantas y la observación hacia los astros como el sol y la luna.

Francisco fue proclamado como el santo de la ecología en 1979, por el Papa Juan Pablo II debido al culto por la naturaleza que ha tenido. A partir de entonces, en las estampitas se puede observar a San Francisco rodeado de naturaleza silvestre, aves y otros animales. En el 2013, Jorge Bergoglio toma el nombre Francisco para su papado por San Francisco de Asís, entre otros motivos para retomar la preocupación ambiental que tuvo el santo hace siglos atrás.

En lo que va de su papado, Francisco ha realizado diversas acciones en pos de concientizar sobre la contaminación, la degradación de la naturaleza y la crisis climática en la actualidad. Entre los escritos de mayor relevancia en torno a la cuestión ambiental se encuentra la Encíclica Laudato Si en la que plasma reflexiones en torno al cuidado ambiente entendiéndolo como “la casa en común” en la que habitamos diversos seres vivos y, como planteaba San Francisco, los humanos no debemos creernos superiores a otros seres que habitan con nosotros este espacio.

 

  

Acerca de Suárez Ciudad

Misión: Ser un espacio periodistico que exprese la rica y variada vida comunitaria de José León Suárez, nuestra ciudad, superando la habitual mirada sesgada de los medios de comunicación dominantes, que solo consideran a nuestros barrios en la sección "Policiales", desde una perspectiva sensacionalista. Creemos que nuestra comunidad es mucho mas que eso.

www.suarezciudad.com.ar

Buscar